Historia del reloj de arena

Historia del reloj de arena
3.9 (78.7%) 92 votos

Seguro que quieres saber toda la historia de la creación de los relojes de arena y si sigues leyendo aquí te lo contamos. Conoce la historia del reloj de arena con nosotros.

¿Quién inventó el reloj de arena?

El reloj de arena de originó en la Europa Medieval pero no queda realmente claro el origen de este instrumento. Se cree que fue introducido en Europa por el monje Liutprando en el Siglo VIII en la catedral de Chartres, Francia. A partir del Siglo XIV es cuando este invento es más popularmente conocido por la población.

¿Cuándo se creó el reloj de arena?

Se reconoce una primera representación de un reloj de arena en un fresco de 1338 llamado Alegoría del Buen Gobierno en el cual la templanza sujeta este objeto en su mano derecha. También se encontraron varios escritos de los registros de provisiones de a bordo de una nave inglesa que coloca al reloj de arena en 1345.

templanza reloj de arena antiguo

El reloj de arena era el sucesor de otro invento parecido llamado clepsidra o reloj de agua, el cual mecánicamente usaba el mismo sistema. Se colocaba un cubo de agua encima de otro con un agujero en su parte inferior, el agua salía por el agujero y el nivel del agua del cubo disminuía y con esto se podía cronometrar el tiempo. Este método lo usaban los buques para controlar el tiempo de navegación en el mar y poder controlar la longitud recorrida. Este método era inexacto y numerosas veces erraba debido al movimiento de la nave. Por esta razón el reloj de arena se hizo muy popular entre los marineros, ya que al usar un material granular y hermético este no se veía afectado por el movimiento de las naves en el mar. Daba mayor precisión en las mediciones a mar abierto.

También empezó a ser popular en el resto de la población debido a la creación de la necesidad de la necesidad de mantener la noción del tiempo en todo momento. Se usaba en las iglesias para controlar el tiempo de oración de los feligreses, en la cocina para controlar los tiempos de cocción de las comidas y en los trabajos para medir los tiempos de descanso.

Un factor más por el que este invento se hizo popular fue por el bajo coste de sus materiales  y que no requería ninguna tecnología avanzada para su creación. Los relojes de arena se hicieron comunes y sus usos más prácticos para los ciudadanos.

El uso del reloj de arena dejo de ser tan expandido después de la creación del reloj mecánico, el cual era más preciso, más pequeño y más barato. Este nuevo reloj hizo más fácil mantener el tiempo y conocer las horas del día más cómodamente. Aun así el reloj de arena no perdió su utilidad por completo.

El avance de la tecnología y los nuevos métodos para calibrar el tiempo cada vez más precisos fueron dejando de lado al reloj de arena llegando a los pocos usos que les damos hoy en día.